En el aeropuerto de Barajas

Es simple la ecuación: tú quieres volar de Madrid a Buenos Aires, no tienes las orejas de Dumbo, ergo, la única opción es subirte a un avión.
Llegas a Barajas. Al hacer el check-in ves en la balanza en la que acabas de poner tu maleta que llevas tres kilos de más. La pesaste y la repesaste en tu casa. A la vista está que la pesaste mal. El muchacho que te atiende abre la boca para pedirte que quites algo cuando tú, siempre rápida en estas ocasiones, le dedicas tu sonrisa número 2*. Parece ser que la sonrisa surte efecto porque te permite pasar tus kilos de más. Agradeces su gesto en demasía, puesto que por tu sobrepeso tendrías que pagar sesenta euros. Simpático muchacho, simpatiquísimo te cae. Te da la tarjeta de embarque, y te pide que antes de irte, pongas tu maleta de mano en la balanza. Puedes llevar diez kilos; pesa doce y medio. Otra sonrisa número 2* en tu rostro. El simpaticón te mira resignado, le pone una cinta naranja fosforescente que dice EQUIPAJE DE MANO a tu maleta y te dice buen viaje. Vas al baño, bebes agua, te tomas un té, miras tu correo electrónico, y así, que no quieres aburrir al amable lector con tu rutina aeropuertil.
Hete aquí que llega el momento de cruzar el control de seguridad. Y junto con él llegan las palpitaciones, el soponcio y el desmayo a la fiesta de tu cuerpo. Que el lector no piense que exageras. Bueno, que lo piense pues exageras, pero tampoco tanto. Cuando la dama de seguridad del aeropuerto te pide tu tarjeta de embarque... ¡Sí! ¡Usted adivinó! ¡Ha ganado un mate cebado especialmente para usted por Letzy! Te mueves a un lado y te sientas en el suelo. Entonces empieza la búsqueda del tesoro escondido. En poco tiempo tienes tu bolso dado vuelta, tu maleta de mano desparramada a tu alrededor y al señor Infarto respirándote en la nuca. La tarjeta de embarque, así como el pasaporte, no están, desaparecieron, vanished. Divino. Mientras estás sentada en el suelo de Barajas airport pensando adiós a los cañoncitos de dulce de leche, adiós a los sanguchitos de miga, adiós a la pizza de Pin Pun, y así, que no quieres darle envidia al amable lector con todo lo que tenías planeado comerte en Buenos Aires, escuchas por el altavoz: «Esto es una llamada especial para la pasajera del vuelo UX41: Letzy. Por favor acérquese al mostrador 218 de Air Europa». Vas corriendo, ya no tienes mucho tiempo, has perdido más de media hora entre desparramar todas tus pertenencias por las baldosas de Barajas y lamentarte por todas las empanadas de palmitos y salsa golf que ya no te ibas a poder comer. Al llegar ves que el mostrador en cuestión es el del simpaticón que te dejó pasar los kilos de más. ¡Sí! ¡Usted ha vuelto a adivinar! ¡Acaba de ganar otro mate cebado por las propias manos de Letzy! Parece ser que un pasajero encontró tu pasaporte y tu tarjeta de embarque en un hueco que hay en la parte externa del mostrador. El simpaticón, en vez de pedirte una suculenta suma de euros por ellos, o un riñón, te los devuelve, sin más. Mientras tu alma te entra por los poros te ves comiendo bolas de fraile, pastafrolas y canelones, ahora a mansalva, pues tienes que compensar por todo aquello que estuviste a punto de no comerte. Le regalas al simpaticón tu sonrisa número 8*, corriendo pasas el control de seguridad, y a continuación el migratorio.
Estarás en el aire trece horas. Si fueras Dumbo, como te gustaría, desde luego tardarías mucho menos.

* Sonrisa número 2: muy útil en aeropuertos y en ventanillas donde se hacen trámites, suele conseguir sacarle al otro lo que una desea.
* Sonrisa número 8: es una sonrisa que le desea al otro noches eternas de lujuria y placer con damiselas de hermosura ilimitada, o damiselos, a gusto del usuario.

De Madrid a Buenos Aires en dos horas, ¡y sin pasar por Migraciones!

65 comentarios:

  1. Wow Eva, lo primero que disfrutes de estos días por casa. Yo estuve una vez en Buenos Aires, pero apenas me dio tiempo a descubrir... :)

    Lo segundo... jajaja, hay que reconocer que en los aereopuertos puede pasar de todo... Aunque la verdad es que ya hace mucho que no cojo un vuelo :/

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Eva disfruta tu viaje... con el soponcio del aeropuerto ya tuviste mucho jajajajaj besitos preciosa :*

    ResponderEliminar
  3. Que pena me estaba dando que te perdieras todos esos manjares. Me alegro de que te vayas a tu casa, disfruta de tu estancia un abrazo enorme pero de lo que no incrementan el peso del equipaje.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo lo de la distracción, perder cosas necesarias.Me gusta la sonrisa numero 8, prefiero damiselas.
    El algun relato que escribí, plantee la idea de la teletransportación, con las computadoras centrales de Blogger para coordinar. Con el objetivo de que los blogeros puedan conocerse personalmente. Curiosamente, la idea gustó.

    ResponderEliminar
  5. No le quites mérito a tus encantos femeninos. No creo que mi sonrisa hubiera causado el mismo efecto que la tuya. Ha sido tu sonrisa... bueno y tu flequillo.
    Feliz estancia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá no encuentren la droga en el equipaje.
    Suerte!!!

    ResponderEliminar
  7. Después de ese sustillo a disfrutar. Lo que no te ocurra a ti, jejeje. Gracias por la información de las sonrisas, las pondré en práctica.
    Abrazos Eva.

    ResponderEliminar
  8. ¡Felices vacaciones, Eva! A mí también me suelen suceder cosas así, pero no tengo tu gracia para narrarlas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Conozco todas las rutinas que describís. Por suerte tuvo un final bastante feliz. Dos preguntas, donde queda la pizzería Pin Pun?. Si es buena, quiero dirección si es en Capital... Jamas comí empanadas de palmitos con salsa golf. Solía comer sandwichitos con los pancitos chips. Si existe tal empanada por favor quiero la receta.
    Un punto más. Cuando vuelvo a Buenos Aires siempre hago una dieta a base de carne y patrón. Carne para comer, carne para cenar, y como tengo hambre a destiempo por la diferencia horaria, ahí como empanadas, sandwiches de pastrón, matambre, etc. Ya vi que eras vegetariana... lo que sucede es que en España como poquísima carne. Y al volver suelo hacerlo canina....
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Mira que si no aparecen... :)
    Luego nos cuentas cuantos kilos engordaste :)
    Pero que te quiten lo bailao, di que si :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  11. Debes dar gracias a Dios que eso no sucedió en el aeropuerto de Ezeiza. Dios es magnánimo, ¡qué lo siga siendo! No olvides que tienes que volver. Si no eres creyente, creo es el momento de reconsiderarlo.
    Buena estadía

    ResponderEliminar
  12. Vuelvo, ya vi que la pizzería existe y conozco muy bien su ubicación. y también la empanada de palmitos...te ahorro trabajo. Anda dale, comete un chorizo por mi, un asado, con todo los ingredientes, incluso el pan y el vino con soda...
    disfruta de todo lo que a mi me gustaría comer....
    que te diviertas!

    ResponderEliminar
  13. una buena sonrisa todo lo arregla

    ResponderEliminar
  14. Tuviste suerte, yo perdí unos documentos personales en el mostrador de en registrarme y nunca los llegué a encontrar, aunque los tuyos eran primordiales en este momento.
    Que disfrutes de tu país, familia y de todo lo bueno.

    ResponderEliminar
  15. Eso sí es suerte!! Y bonita sonrisa, claro.
    Que lo pases muy bien en tu tierra y disfrutes mucho comiendo cosas ricas.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Buen viaje! Si escribiéramos juntas,yo habría escrito la de la neurótica-fóbica a volar,que cada vez que viaja anda con un altar andante... DISFRUTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  17. Toda una aventura, llena de sonrisas, que es un deleite leerte con tu manera tan animada y diverdia de hacerlo y un final feliz. Muchos besos! sonrisa No. 10!!!

    ResponderEliminar
  18. je. te dedico mi sonrisa 7 y 1/4, no puedo explicarte lo que es. O sí, se me rompió una corona, por eso los fraccionales. Je.

    ResponderEliminar
  19. POR LO MENOS HAS PODIDO EMBARCAR Y VOLAR A CASA,,, :)
    UN BESAZO EVA!!!

    ResponderEliminar
  20. jajaja siempre dando el toque cómico, Letzy!
    Disfruta del viaje y de las vacaciones!!! ^_^

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. simplemente una lectura que me atrapó, de principio a final,
    saludos peruanos :)

    ResponderEliminar
  22. Yo quiero encontrarme con ese muchacho en todos los aeropuertos del mundo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. No hay nada como los sanguchitos de miga, buen vuelo!

    ResponderEliminar
  24. Nunca he perdido la documentación en un aeropuerto. Y espero que nunca me pase porque tiene que angustiar cosa mala... Aparte, asumir que uno se va a quedar sin pastafrola es algo muy triste. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. Un final feliz, menos mal.

    Que disfrutes mucho. Yo lo he hecho leyendo tu divertido relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Las aventuras de esos viajes que más que un océano, parecen atravesar el universo. La documentación a la vista, la sonrisa más a la vista por si uno se despista con los papeles.

    Buen viaje y mejor estancia. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  27. Ufffff que poquito le ha faltado para quedarte aquí comiendo croquetas y paella... :P
    Aprovéchate y come en plan venganza. P
    Besazo y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  28. Voy a empezar a recoger todo lo que me encuentre por la calle y a buscar a sus dueñas a ver si me dedican esa sonrisa número ocho :)

    Feliz estancia querida.

    ResponderEliminar
  29. Bienvenida Eva!
    Disfrutá la ciudad que está a punto caramelo ;)
    Y pasta frola, y sandwich de miga y colita de cuadril....
    ¡Buenas vacaciones y buen provecho!
    Sonrisa 17

    ResponderEliminar
  30. Espero que después de tu odisea en el el aeropuerto...hayas llegado a Bs sana y salva...y puedas estar disfrutando de unos buenos mates y unos ricos dulces de leche...
    un saludo y felices vacaciones..

    ResponderEliminar
  31. Felices vacaciones, disfruta de todo lo que puedas y más :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  32. Pues yo me quedo muerta de envidia con los manjares que mencionas. Besos!

    ResponderEliminar
  33. Jaja lo que no te ocurra a ti, al menos la cosa salio bien al final. Un abrazo compañera

    ResponderEliminar
  34. ¡Jajaja! Genial, Letzy, como siempre.
    ¡Qué disfrutes tu estadía en Baires!
    Saludos...

    ResponderEliminar
  35. Hola Letzy , por un momento llegue a pensar , que no cogias ese vuelo , menos mal que al fin pudiste volar , jajajaja muy buen relato , te deseo una feliz semana , besos de Flor .

    ResponderEliminar
  36. Recuerdo bien mi primer viaje a Buenos Aires, la comida infame del avión y que al despertar sobrevolábamos el Cristo de Corcovado. Casi parecía que lo tocábamos.
    Saludos y buena estancia.
    Borgo.

    ResponderEliminar
  37. Jajaja ay Eva! Lo que no te pase! Me estaba entrando hasta a mí la angustia. Sé que ya has vuelto que lo he leído por ahí en algún sitio, supongo que con exceso de kilos y ya no únicamente en el equipaje visto como esperabas ponerte jaja.
    Espero que lo hayas disfrutado a tope y hayas seguido prodigando sonrisas, la 2, la 8, la 1, la 12 y todas.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no volví Inma, estoy en plenísimo Buenos Aires aun, y lo que me queda todavía, jajaja... Tengo ya para escribir ocho posts, lo que me falta es tiempo para sentarme a escribirlos...
      Beso

      Eliminar
  38. Eres la monda, Eva. Como dice mi nieta, me parto contigo. Lo del viaje, ya sabes, envidia creas en mi, enviodia sana. Buen viaje.

    ResponderEliminar
  39. Algunos y algunas hasta tienen suerte con las sonrisas. Realmente estas abren mucha puertas:-)
    Bss y buena semana

    ResponderEliminar
  40. Me he reído con la tragedia que representaba quedarse sin comer todas esas delicias...a uno le entra la gula cuando vuelve "a casa" ,verdad?
    Menos mal que funcionaron las sonrisas...
    ; )

    Un beso!

    ResponderEliminar
  41. Es increíble que te pasen estas cocas dignas de una entrada tan graciosa (¿?) y entretenida, Eva.
    Espero que tu estadía en Baires se genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Me encanta ese sentido del humor que te caracteriza en situaciones así. Algunas sonrisas nos has sacado a todos creo, un beso

    Rosa

    ResponderEliminar
  43. Jajaja, que buenos ratos paso contigo... Eres increíble!! Me encantas, que simpatía tienes. Y eso te lo digo sin haberme dedicado la sonrisa numero dos, eh? :)

    Ya me veo yo ensayando sonrisas por ahí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  44. Pues menos mal, Eva. Si yo me quedo sin un viaje por perder el pasaporte y la tarjeta de embarque me da algo. Menos mal que aún hay gente buena por ahí.

    PD: practicaré mi sonrisa nº2 para futuros vuelos
    XD

    ResponderEliminar
  45. Necesitamos un tutorial de la sonrisa número 2, es realmente efectiva!

    Disfruta del viaje!

    ResponderEliminar
  46. Jajajaja, tendrias que poner fotos ejemplificadoras asi aprendemos :)
    Buen viaje! Que la pases lindo!
    Besos

    ResponderEliminar
  47. !Hola,Eva!

    A parte de mal momento que pasaste,me he reído de lo lindo de la forma en que lo has contado jajaja.Genial.Felices vacaciones,guapa.

    ResponderEliminar
  48. Ajá, el domingo voy a volar yo también, así que tendré que emplear ese par de sonrisas que tan bien describes en tu experiencia, jajajaja. ¡Espero que te lo pases muy bien! (no nos des mucha envidia con todos esos platos riquísimos que has descrito), y vuelve sana y salva ^^.

    Un besito

    ResponderEliminar
  49. es una cosa que solo funciona para el sexo femenino, dudo mucho que un guapete te sonría y tú simplemente te dejes manipular a su antojo, e incluso te sirva para luego soñar con príncipes azules como si fuera la película Avatar jajajajajaja, pues creo que no, además todo depende de lo que ofrezca la dulce indefensa princesa y de lo que el mañoso empleado le guste, porque si nos ponemos a pensar que la dulce princesa es netamente de los andes con pollera incluida, y que le falten algunos dientes, el empelado le dé todo lo que a ti te han dado, asumo que además tienes una buenas tetas, eso es multifuncional, porque si las muestras y las ventilas por todos lados, y mucho más cuando te inclinas para buscar tus documentos en la maleta, pues hija mía, tienes hasta la oportunidad de viajar gratis al extrangero, pero todo dependiendo de cuantos kilogramos de tetas tengas, aunque también funcionan los buenos gluteos, más que sabes caminar, pero lamentablemente sólo están en la parte de atrás y sólo se te notarán cuando estás de retirada, pero las que dan la bienvenida, las que saludan efusivamente son las tetas, pero si no cuentas con ellas, ni siquiera con limones y hasta te das dado cuenta que tu novio tiene m{as tetas que tú, entonces, aunque sonrías hija mía, y te desnudes o le des un ticket con el servicio completo en un hotel, te van a dar la mano, sólo funciona para las chicas bonitas y que tengan algo que ofrecer, las demás son netamente invisibles, y un dato extra, si sufres de sobrepeso, o eres anorexica, son varios puntos en contra de tu grandiosa sonrisa, y para colmo también es notoria que la raza importa mucho, si eres rubia pues no hace falta ni que sonrías, pero si eres negra o india, con tantos racistas en el mundo, pues dudo mucho que te ayuden, y no lo digo por pesimista, lo he visto con estos ojos que se lo han de comer los gusanos cuando me muera...... besos!!!!

    ResponderEliminar
  50. Jajajaja, muy gracioso. Creo que en esta situación tiendo a algo similar, aunque tras pagar en París más euros de los que merecen 2 kg, porque la mujer del mostrador no sucumbió a la sonrisa 2*, no me la juego más con el peso. El aeropuerto es un lugar donde ocurren cosas raras y curiosas.
    Disfruta y suerte con el vuelo de vuelta

    ResponderEliminar
  51. Jajjja.... menos mal que hay gente honrada!!! Aunque claro, realmente lo sobornaste con sonrisas! Oye... y comocohonessepierde senehange cosa???? Madre mía que no me pase nunca!!!"""""

    ResponderEliminar
  52. pues tengo que aprender yo esas sonrisassss

    ResponderEliminar
  53. Yo no pierdo los documentos pero cuando crucé el charco en diciembre no me dejaron pasar a Elisa!! (el mismo permiso que usé por 5 años para ir y venir 3 o 4 veces por año al sr. Ogro de Migraciones no le sirvió esa vez). Pasamos la noche en la terminal de omnibus de Fray Bentos, mis hijos durmiendo en un banco como pequeños linyeritas y yo a vómito vivo de la bronca e impotencia... Por suerte después de 4 horas y más de 200km. de caminos vecinales en mal estado apareció mi príncipe montando su auto para cruzarnos el maldito puente!!

    ResponderEliminar
  54. Aclaro que la inspiración me llegó tarde porque mi sonrisa de la 3 de la mañana seguro que no funciona, pero por lo menos merecía que le vomitara el escritorio...

    ResponderEliminar
  55. Tuviste suerte encontrar los documentos,,,,,, el tema del peso ya lo vivi, jajaj
    Besos

    ResponderEliminar
  56. Omg! yo muero directamente de un pasmo... que sangre la tuya! echarle la sonrisa nº 2, a mí como mucho lo que me sale es castañeteo de dientes! majo el muchacho, te libraste de que te pidiera una cita por los pelos! , me has hecho reír con tu aventura, pero con buena voluntad, no de tus desgracias viajeras, las próxima vez el pasaporte colgado del cuello con un cordel muy corto para que no se fugue...
    Un abrazo viajero!

    ResponderEliminar
  57. mira que me encanta venir a ru blog!! me voy siempre sonriendo... buen viaje y buena estancia...
    y no sabes la envidia que me das con lo del dulce de leche!!!! mi primo nos traía alfajores cada vez que iba a buenos aires, tendré que hablar con sus jefes para que lo vuelvan a mandar para allá!!
    muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  58. jaja, uy! Casi, eh???

    Espero que hayas disfrutado de esos días en tu tierra, que seguro que añoras mucho.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  59. Eso fue genial!

    Me encantó de verdad. tiene razón, ¡quién fuera Dumbo! Saludos desde Perú =)

    ResponderEliminar
  60. Qué historia, Eva, ahora uno lo toma a la risa, pero no quiero imaginarme lo que sentías en ese momento, uf...

    Pero también vengo a agradecerte por haberle dejado tu afecto a Arturo, no tienes idea de cómo le ha gustado. Quería que lo supieras. Muchas gracias, un beso grande, de corazón
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Humberto, no sabía que estaba mal, me enteré en tu blog... Espero que se recupere pronto, me encanta Arturo...
      Otro beso grande para vos

      Eliminar
  61. El viajar en avión a donde sea, siempre es una odisea...y la peor aventura es la de las maletas que no llegan...que se quedaron...que dé una dirección par enviárselas...cuando llegan, no son las de uno...y empieza a padecer el cristo. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  62. Only IdentityForce gives you the most comprehensive ID protection.

    ResponderEliminar